Muchas madres se sienten tentadas por un modelo eléctrico y es comprensible: reputados por ser muy eficientes, estos aparatos son los aliados de quienes quieren extraerse la leche sin perder un minuto. Hay diferentes modelos en el mercado hoy en día Los modelos más completos suelen ofrecer las mejores condiciones para almacenar la leche en las mejores condiciones posibles antes de dársela al bebé. Extraer leche con un modelo eléctrico requiere, en promedio, un cuarto de hora de paciencia.