Los hámsteres tienen una dieta muy variada. En verano, en la naturaleza, comen casi todo lo que pueden encontrar, incluyendo granos, semillas, insectos, hierbas, flores, frutas, vegetales, etc. Incluso pueden comer pequeños mamíferos En el invierno, dependen principalmente de los alimentos que han almacenado durante el verano. Se alimentan principalmente de pastos secos, semillas y simientes. Por lo tanto, es importante proporcionarles una dieta variada durante todo el año. Son omnívoros con tendencia a comer granos, comen de todo y necesitan proteínas animales.