En Lolito, es un mirador que se pasa de mano en mano, de los marineros al capitán, y que sirve tanto para hacer nuestra navegación más segura como para entretenernos por observando desde lejos ¡Las calas de Menorca, las cuevas de Mallorca y los otros barcos que encontramos! ¡El nuestro es digno de un destructor! Line lo adora “parece que está cerca, pero en realidad está lejos…”